BLOG,  Reflexiones

Manual para querernos bien

Esta Navidad atravesé una fase de esas que nos asaltan a veces de querernos regular…. De mirarnos al espejo y no gustarnos, de vernos en las fotos y echarnos las manos a la cabeza, de sentirnos torpes y pequeños. Jugarretas de nuestra mente que se despiertan de vez en cuando para hacernos sentir incómodos e inseguros en nuestra piel.

Por suerte, con el paso del tiempo una acaba desarrollando un protocolo de actuación para estos casos. Una serie de pasos que pongo en práctica cada vez que me siento a disgusto conmigo misma para volver a sentirme bien, porque sé que con los brazos cruzados, sentada en el sofá esperando, no va a cambiar ese estado de ánimo como por arte de magia, sino que hay que currárselo.  Así que aquí comparto con vosotros esos pasos para que podáis aplicarlos cuando os sintáis así. Allá van:

  • Pensar cuál es el motivo que nos hace sentirnos mal con nosotros mismos y trabajar en ello.
    A veces sentir ese disgusto con nosotros mismos suele ser una forma de rechazo que surge como respuesta a algo que sucedido en nuestra vida y con lo que nos estamos conformes. Un problema de salud, una separación emocional importante, la falta de trabajo… Y no importa lo equivocados que podamos estar objetivamente hablando porque nuestra mente está encerrada en esa creencia que nos hace sentirnos a mal con nosotros, por eso es importante localizarla y trabajar en ella, aceptando la parte que no podemos cambiar y modificando la que sí.
    81e6ef55888115e77e0a3ea957819221
  • Pensar en nuestros aspectos positivos y no alimentar los negativos.
    Muchas veces cómo nos sentimos depende de hacia adonde apuntemos nuestro foco de atención. Nuestra percepción del mundo y de nosotros mismos es como estar en una cueva oscura con una linterna: solo vemos hacia donde estamos apuntando, sin embargo, eso no es todo, es solamente nuestra visión de la realidad. Elaborar una lista con todas las cosas buenas que vemos en nosotros mismos es una buena técnica para redirigir la atención hacia lo positivo y no hundirnos en lo negativo.
    45e3fec982972f5ba3a49a5b16a2c123
  • No te compares con los demás. No solo porque es absurdo y una perdida de tiempo, también porque cada uno somos quienes somos y no el que tenemos al lado. Todos tenemos nuestras luces y nuestras sombras y la mayoría de las veces no comparamos con personas que solo muestran sus luces y el lado bonito de su vida, y creemos que la nuestra, en comparación, es un caos. Pero no os dejéis engañar, todos tenemos nuestra mochila a la espalda con la que cargamos. Compararnos con los demás no nos aporta nada. Cada uno tiene su propio camino y va a su ritmo.
    6e97299742e906b473aa2c34e58c9080
  • Comer bien y beber mucha agua.
    Cuando cometemos excesos es fácil sentirnos mal con nosotros mismos. La dieta que seguimos tiene la capacidad de influir en nuestro estado de ánimo. Nuestro sistema nervioso necesita de ciertos nutrientes para un desarrollo óptimo y cuando comemos de manera desequilibrada tendemos a no consumir dichos nutrientes, lo que puede producir apatía, irritabilidad, nerviosismo, depresión… Mantenernos hidratados es igualmente importante, sobre todo cuando entre tanto festejo abundan las copas de alcohol que hacen el efecto opuesto. Y es que no solo somos lo que comemos, también somos lo que bebemos, y una buena hidratación mejora el ánimo y la función cognitiva. Además, cuando comemos bien e ingerimos la suficiente agua, nuestra piel y nuestro pelo lucen más bonitos, nuestro cuerpo y su peso se estabilizan y nos sentimos mejor con nosotros mismos.
    adult-1867769_1920
  • Hacer actividades que me gustan y me hacen feliz. Esto ayuda a que nos sintamos más realizados con nosotros mismos y la autorrealización es uno de los grandes pilares de la felicidad. En mi caso, intento más activamente encontrar el momento para pintar, leer, jugar con mi pequeño, descubrir nuevas recetas, salir a pasear, pasar tiempo con gente que quiero… Piensa qué cosas te hacen feliz a ti y encuentra un ratito cada día para llevarlas a cabo.
    029105b527233ff3a24cfd774ecd3b99
  • Crear rutinas físicas que también me hagan sentirme bien por fuera.
    Cuando realizamos una actividad física le damos un chute de energía a nuestra autoestima y además, estimulamos el centro de placer del cerebro que nos lleva a sentir bienestar. Pero no vale hacer cualquier actividad física, sino una que nos motive y con la que disfrutemos. Por ejemplo, a mi me gusta pasear, hacer pilates y yoga, jugar al tenis, incluso ir al parque a jugar con mi hijo es toda una carrera de obstáculos. Al igual que ocurre con la comida, hacer deporte a parte de hacernos sentir mejor por dentro nos ayudará a vernos mejor por fuera.También hay otro tipo de cuidados físicos que son agradables y nos reportan bienestar. Un baño calentito con sales, una sesión de belleza casera con música relajante e incienso, un cambio de look que nos haga vernos diferentes y renovados… Encuentra aquello que más te apetezca y mejor te haga sentir y llévalo a cabo.
    adult-1866793_1920
  • Relájate y tómatelo con calma. No se puede estar siempre en la cresta de la ola y es normal que a veces nuestro ánimo vacile y nos sintamos un poquito peor. Nos sentimos muy incómodos cuando no alcanzamos los niveles de perfección que nosotros mismos nos ponemos y le damos demasiado poder a nuestros estados de ánimo negativos. A veces solo con respirar, aceptar que no tenemos un día bueno, y tomárnoslo con calma es suficiente. Observa con amor esta etapa, acepta lo que sientes sin aferrarte ni luchar contra ello y deja que pase y siga su curso. Vamos a intentar no hacer de un hilo un abrigo y pensar que mañana será otro día y nos esforzaremos por hacerlo un poquito mejor. La meditación es una técnica maravillosa que nos ayuda a relativizar, a encontrar la paz y a aceptar el momento presente. coloring-book-for-adults-1396860_1920

    Y recuerda…

¡No hay nada como una crisis para encontrar una oportunidad!🌼

Soy mamá, psicóloga y escritora. Me alegra el alma leer, escribir, dibujar, bailar, cocinar, el mar y los momentos en familia. Me gusta jugar al tenis, el cine y viajar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *