Single Blog Title

This is a single blog caption

Espaguetis con gambas y almejas

Hoy os traigo la segunda receta con espaguetis de espelta, y es que yo soy una fanática de la pasta, así que cuando intento sacar un hueco para fotografiar o grabar alguna receta y compartirla con vosotros, casi siempre es en este terreno donde encuentro más inspiración.

En esta ocasión he recreado una receta que mi madre prepara desde hace muchos años, los espaguetis con salsa de gambas y almejas, aunque como siempre, la he ido transformando y adaptando a mis gustos.

Los ingredientes son:

  • Espaguetis (yo he utilizado orgánicos de espelta, pero pueden usarse de cualquier tipo)
  • Gambas (mi madre suele utilizar gambitas congeladas, pero yo prefiero comprar gambón fresco y partirlo en trocitos pequeños)
  • Almejas
  • Salsa de tomate natural triturado (la marca Apis es la que más me gusta a mí)
  • Cebolla
  • Ajo
  • Perejil
  • Aceite, sal y azúcar
  • Queso en polvo (si es parmesano, más rico está)

Y la preparación es la siguiente:

Paso 1

Dependiendo de la cantidad de personas que vayan a comer, del tamaño de la cebolla y del gusto del consumidor, se puede echar más o menos cantidad. Yo en este caso utilicé una mediana.

Además, la cebolla favorece el sistema circulatorio (antianémica, hipertensión, diurético…) y el sistema nervioso (antiinflamatorio, antioxidante, control del peso…) entre otros beneficios.

 

Paso 2

A mí no  me gusta freír la comida así que suelo manchar la sartén de aceite para que no se peguen los ingredientes, y cocinar a fuego lento.

 

Paso 3

De nuevo la cantidad de gambas que usemos dependerá de nuestro gusto y del numero de comensales. Yo usé 15 gambones y cociné como para 3 personas. Las cabezas de las gambas se pueden aprovechar para algún caldo de pescado así que si queréis las podéis congelar.

Las gambas son un alimento rico en minerales, entre ellos está el yodo, magnesio, selenio, hierro, calcio, potasio y vitaminas como la B12 o la EAlgunos de sus beneficios son que fortalecen la piel, el pelo y las uñas, regulan nuestro metabolismo, refuerzan nuestro sistema inmunológico, favorecen el sistema circulatorio y el nervioso, y un largo etcétera.

Paso 4

Continuamos cocinando nuestros ingredientes a fuego lento con poco aceite.

 

Paso 5

Como he comentado anteriormente, a mí me gusta especialmente el sabor de la marca Apis, pero si preferís otra, el único criterio importante a la hora de elegir es que sea tomate natural triturado. Nada de tomate frito.

En este caso voy a omitir los beneficios del tomate porque al ser de bote no sé realmente cuáles sigue conservando. De hecho, yo preparo muchas veces la salsa de tomate de la pasta triturando yo misma los tomates, y me gusta mucho más (os invito a probarlo), pero para esta receta lo prefería así.

Paso 6

Ahora vamos a pelar unos cuantos dientes de ajo. La cantidad va a depender de la presencia que queramos que haya de este sabor en nuestro plato. A mí personalmente me encanta que las salsas de tomate tengan siempre un toque de ajo así le añadí tres dientes. Y para no encontrarme ningún trozo grande de esos que te los comes y te inundan el paladar tapando el resto de los sabores, me gusta rallarlo muy pequeñito.

Del ajo siempre se ha escuchado que es uno de los grandes remedios naturales medicinales. Entre otras cosas, este alimento mejora la circulación de la sangre, es un buen antibiótico natural, un buen descongestionante, también es bueno para el hígado, para la piel, para el aparato digestivo... etc

Paso 7

Junto con la salsa de tomate, añadiremos el ajo, un puñado de sal, una cucharada grande de azúcar moreno, aceite y perejil. Tapamos la olla y lo dejamos cocinarse durante unos 15 minutos aproximadamente.

Paso 8

Yo utilicé una bolsita entera de almejas pero olvidé mirar cuando gramos tiene. Es muy importante acordarse de ponerlas a remojo y enjuagarlas para quitarles la tierra.

Las almejas han sido un alimento muy presente en mi vida ya que son antianémicas. Tienen muy pocas grasas y son ricas en minerales (alto contenido en hierro, potasio, selenio y calcio) y vitaminas (especialmente en vitaminas del grupo B, destacando la vitamina B12). Es un alimento ideal para aumentar las defensas y fortalecer el sistema inmunológico, y por ese motivo la encontraréis repetidas veces en muchos de los platos que suelo cocinar.

 

Paso 9

Unos 5-10 minutos tapadas cociéndose serán más que suficientes para que todas las almejas se abran y nuestra salsa esté lista.

Paso 10

Nosotros en casa utilizamos la pasta de espelta orgánica, pero como os decía al principio, cada uno puede usar la que más le guste, sea de trigo, trigo integral, maíz…

La harina de espelta tiene un alto contenido en proteínas de elevado valor biológico y lo que más puedes notar al consumirla es que es más fácil de digerir que la harina de trigo.

 

Paso 11

Paso 12

Espero que os guste. Si la probáis ya me diréis que os parece.

¡Un abrazo grande y… bon appétit!

1 Respuesta

Dejar una respuesta