BLOG,  Entrevista

Entrevista a Odile Fernández «Mis recetas anticáncer»

11055286_1599144393678394_6857637673588489634_n

Conocí a Odile Fernández, como muchos otros, gracias a su libro “Mis recetas anticáncer” (Urano). Aún recuerdo cuando mi padre me habló de una médica granadina que se había curado de un cáncer con un pronóstico nefasto cuidando, entre otras cosas, sus hábitos alimenticios y que ahora había publicado un libro hablando de ello. Fue una enorme y grata sorpresa.

En mi experiencia con el cáncer también puse especial énfasis en el cuidado de la alimentación, pero aquello que a nosotros nos parecía lógico y esencial, para otras personas suponía un desvío inútil de la atención y la energía. Como si más allá de la quimio, nada tuviera la más mínima relevancia.

Que una figura de la medicina convencional se atreviera a decir que había mucho que hacer más allá de la quimioterapia y la radioterapia, y que la actitud que tomes hacia tu enfermedad puede cambiar el peor de los pronósticos y convertirlo en una maravillosa curación, rompía con un molde tóxico que llevaba años fraguándose. Abría una nueva senda, una nueva esperanza, en la que se ponía en las manos de las personas un poco más de control y de poder sobre ellos mismos y su enfermedad.

Hoy tenemos el placer de charlar con Odile Fernández.

  • Hace 6 años tenías un cáncer de ovarios en estadio IV y estabas a punto de tirar la toalla y rendirte ante la amenaza de la enfermedad. Hoy no solo estás sana sino que eres mamá de tres maravillosos hijos de los que te quedaste embarazada de manera natural. ¿Cuál fue el punto de inflexión entre esa primera actitud y este bonito desenlace?

    MRA140
    Pincha en la imagen para comprarlo

Para mí fue fundamental el tener un hijo de tres años al que quería ver crecer, porque pensaba “no me puedo morir y que este niño se quede sin mamá”. Yo creo que el tener una motivación, un deseo por el cual quedarte aquí es fundamental en esta enfermedad. Por otro lado, todos tenemos un instinto de supervivencia que surge cuando nos encontramos en situaciones límite, situaciones que nos ponen a prueba, y que hace que quieras quedarte aquí y busques todas las herramientas que te puedan ayudar a ello.

  • Creo que muchas veces las personas que reciben un diagnóstico de cáncer están tan aterradas que se ponen por completo en las manos de su doctor sin cuestionarse qué pueden hacer ellos por sí mismos. En este sentido, como médico, ¿cómo crees que debería comunicarse un oncólogo con sus pacientes para procurar el mayor bienestar del paciente?

Creo que debería cambiar la forma de abordar la enfermedad por parte de los médicos. Cuando tratas a un enfermo no debes de ver solo la enfermedad, sino a la persona en toda una dimensión física y emocional. Y deberíamos de atender a sus necesidades físicas, espirituales, mentales… Por eso sería tan importante que los médicos tuviésemos una buena formación en el tema de la comunicación con los enfermos, que supiésemos dar malas noticias, porque a veces las palabras del médico pueden o subirte mucho el ánimo o enterrarte en la miseria. Entonces una buena comunicación, saber empatizar, saber ponerse los médicos en el lugar del otro puede hacer mucho en esta enfermedad.

  • Se te conoce principalmente por esas recetas anticancer, pero más allá de la alimentación, defiendes en general un estilo de vida saludable, ¿cómo debería ser este estilo de vida?

Pues sería un estilo de vida que tendríamos que disfrutar, dicen que la dieta se sufre y estilo de vida se disfruta, entonces es remodelar un poco como comemos, como vivimos, pero sobre todo disfrutarlo. En este sentido, lo principal es recuperar una dieta mediterránea, una dieta basada en frutas, vegatales, productos locales y de temporada, semillas, frutos secos, legumbres, aromáticas, especias… donde pueden tener cabida el pescado y el huevo pero no son los protagonistas; donde eliminaríamos carne, sobre todo carne roja y embutidos preparados de carne; donde limitamos la bollería, los alimentos procesados y azucarados; donde se cocina principalmente en casa con técnicas culinarias suaves como el vapor, el crudo, el hervido a baja temperatura…

Alimentación y vida anticáncer alta
Pincha en la imagen para comprarlo

Después en cuanto al estilo de vida, pues intentar practicar un poco de ejercicio, 30 minutos al día, tres o cuatro veces a la semana sería suficiente. Y en el tema emocional, aprender a gestionar nuestras emociones, aprender a gestionar ese estrés, a llevar una vida en la que fuéramos más felices, y para ello intentar tener calma mental, paz con nosotros mismos, alejarnos de las personas que nos hacen sufrir, de esas personas tóxicas, e intentar que las emociones que predominen sea la alegría, la felicidad, la paz, y dejar a un lado la ira, la ansiedad… Para eso la meditación es una herramienta potente, y el yoga, por ejemplo, también nos podría ayudar.

  • Me preocupa mucho que la gente solo se interese por cuidarse cuando se encuentran enfermos, por eso creo que el papel de la promoción de la salud y de la prevención de la enfermedad es muy importante. Algunos libros de alimentación, como el tuyo, se pueden encasillar en el lector con cáncer, pero ¿son igualmente aplicables todos esos consejos para aquellos lectores que no están diagnosticados de ninguna enfermedad?

Por supuesto. Lo ideal sería empezar a cuidarnos cuando no estamos enfermos pero por desgracia los seres humanos somos así y hasta que no nos llega la enfermedad no cambiamos. Lo suyo sería tener ese estilo de vida mediterráneo, el ejercicio físico y una buena gestión de las emociones también estando sanos. De hecho esté libro está orientado al cáncer porque yo padecí cáncer, pero podríamos orientarlo a cualquier enfermedad: diabetes, hipertensión, obesidad… Pero sobre todo a personas sanas que quieran prevenir.

Para que un cambio del estilo de vida tenga su efecto sobre la salud hay que practicarlo durante bastante tiempo, y es mucho más efectivo cuando se utiliza como prevención.12074497_1630522533873913_6622157035324731867_n

  • Dices que muchas veces los pacientes que recurren a terapias naturales no se atreven a comunicárselo a sus oncólogos. Me interesa mucho que eso cambie, que dejen de demonizarse las terapias naturales o que te tengas que posicionar de un bando o de otro, ¿cómo crees que pueden convivir la medicina natural y la medicina convencional?

Yo creo que hace unos años había una separación brutal entre medicina natural y medicina convencional, pero cada vez se están dando pequeños pasitos con los que se están uniendo. Ya hay muchos hospitales que combinan medicina convencional con terapias naturales formando lo que se llama medicina integrativa. Se trata de unir lo mejor de cada una, las mejores técnicas y el arsenal terapéutico de la medicina convencional y lo mejor de la medicina natural con una base científica demostrada. Como podría ser el yoga, la meditación, el chi kung, las terapias cuerpo-mente, los masajes, la auriculoterapia, la reflexología, algunas fitoterapias…

Aunar las dos medicinas puede tener un gran beneficio para la salud porque estamos disminuyendo efectos secundarios de la medicina convencional, mejorando calidad de vida, ánimo y bienestar. Los hospitales pioneros en el cáncer lo están introduciendo dentro del tratamiento de la mayoría de las enfermedades. Aquí en España, aunque todo va poco a poco, cada vez son más los enfermos que lo reclaman, y los médicos, sobre todo jóvenes, que están viendo que esto es beneficioso. Y yo creo que esto es cuestión de tiempo, de seguir perseverando, y que cada vez habrá más médicos abiertos a unir estas dos medicinas.

  • En cuanto al tema de la alimentación, ¿crees que cometemos algunos errores garrafales de base? ¿Qué convertimos en alimentos de uso diario algunos que deberían ser excepcionales o incluso eliminados?
001000393b
Pincha en la imagen para comprarlo

El principal problema hoy en día con el tema de la alimentación es la falta de tiempo para cocinar. A veces es más cómodo ir al supermercado y comprar cualquier cosa que cocinarla. Entonces yo creo que lo principal es volver a comprar, hacer la compra de alimentos frescos, cocinarlos en casa, intentar limitar todos esos alimentos procesados, azucarados, cargados de grasas trans, de aditivos… Eliminar la carne y toda la bollería, limitándola a situaciones excepcionales pero que no sean lo diario.

  • Y al contrario, ¿cuáles por norma general usamos excepcionalmente o nunca cuando deberíamos usar diariamente?

Las especias aromáticas deberíamos añadirlas todos los días a nuestras comidas, eso nos estaría ayudando. Las semillas… añadir por ejemplo semillas de lino o de sésamo a nuestra alimentación. En todas o casi todas las comidas utilizar el aceite de oliva virgen extra como principal grasa para cocinar limitando la mantequilla y el aceite de girasol.

  • Si un paciente recibiera un diagnóstico con un pronóstico nefasto y dejándose llevar por el miedo, quisiera tirar la toalla, como de ti nació al principio hacer, ¿qué le dirías desde tu experiencia?

Yo siempre digo que lo último que se pierde es la esperanza, que mientras hay esperanza hay vida. Entonces siempre enfocarlo en que se puede, que es posible. Todos sabemos que morir vamos a morir antes o después, es lo único cierto que tenemos en esta vida, pero si ya desde el principio pensamos en muerte, en cáncer es igual a muerte, pocas posibilidades tendremos de superar la enfermedad. Entonces yo siempre me centré en la esperanza, en que todo es posible, e intentar disfrutar desde ese momento la vida al máximo porque nunca sabemos cuando puede ser el final.

11751419_1603824229877077_1618955421683060318_n

Y para terminar quiero lanzarte unas cuantas preguntas cortas:

  • ¿Cuál dirías que es tu lema en la vida?

Si crees en los sueños, los sueños se hacen realidad.

  • ¿Qué es para ti la felicidad?

Estar en estado de bienestar, de calma, de paz, viviendo el momento presente y disfrutando del día a día, sin mirar al pasado con ira ni al presente con incertidumbre.

  • ¿A qué le tienes miedo?

Creo que a nada.

  • ¿Qué es el éxito?

Para mí es estar rodeada de personas que me quieren, disfrutar de lo que hago cada día y ser feliz.

  • ¿Qué es el amor para ti?

Un sentimiento que emana del corazón y que hace que te sientas en una nube de felicidad continua.

  • Tu mejor recuerdo de la infancia…

Los juegos y las risas con mi hermana.

  • Descríbeme una escena que represente para ti la felicidad y la paz interior…

Un bosque muy verde, el canto de un pájaro, el ruido de un arroyo y la sonrisa de mis hijos correteando en ese bosque.

  • Esta pregunta te la deja la escritora, bailarina y geógrafa Celia Quílez: ¿Qué harías con una “naranja” en un desierto?

Nunca me lo había planteado, jaja. Supongo que haría zumo.

  • Deja una pregunta para la siguiente persona que entreviste:

¿Cuál es tu lista de prioridades?

12105970_1630522530540580_5393291752185973763_n

Esto ha sido todo por hoy. Gracias Odile por permitirnos charlas contigo y compartir tu valiosa opinión con nosotros. Desde aquí te invito a acompañarme en la presentación de “Diecisiete” en Granada el próximo otoño.

Quienes queráis seguirla en sus redes sociales, podéis visitar su web http://www.misrecetasanticancer.com/

Seguiremos conociendo a otras personas interesantes que puedan enriquecer nuestra vida. Si te ha gustado esta entrevista, no dudes en compartirla en tus redes sociales.

Un abrazo enorme y que tengáis una gran semana.

Con amor,

Verónica.

 

 

Soy mamá, psicóloga y escritora. Me alegra el alma leer, escribir, dibujar, bailar, cocinar, el mar y los momentos en familia. Me gusta jugar al tenis, el cine y viajar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *