Single Blog Title

This is a single blog caption

Entrevista Alicia Contreras

Conocí a Alicia en un curso de Psicología Transpersonal en el que coincidimos siendo aún estudiantes. Desde el instante en el que la vi entrar por la puerta algo en ella me cautivó, y es que Alicia emana una energía “medicinal”, de esas que transmiten calma, paz, amor y bondad,  que llega a todo el mundo. Y cuando la conoces de verdad confirmas esa primera impresión que causa, por eso lo  nuestro fue una amistad a primera vista.

Pero no está aquí solo por ser mi amiga, sino también por ser una psicóloga y psicoterapeuta excelente. Es licenciada en Psicología, experta en la infancia y adolescencia, y asesora de maternidad y crianza consciente y respetuosa. Le encanta la música, bailar, la naturaleza, se acaba de convertir en mamá de India , aunque ya lo era desde hace un tiempo de su perrita Nala y adora pasar tiempo en familia.

Hoy viene hablarnos de cosas tan curiosas como los “Blessing way”, los círculos de mujeres o las terapias que ofrece, así que ¡allá vamos!.

  • Cuando las personas piensan en la figura del psicólogo, muchas no saben muy bien qué se van a encontrar si van a su consulta. Hay distintas formas de hacer terapia, al igual que hay distintas corrientes en la psicología, así que cuéntanos, ¿qué se puede encontrar una persona que vaya a tu consulta?

Como dices, hay muchas formas de hacer terapia, siempre digo que cada terapeuta tiene que encontrar su “modus operandi” según su propia personalidad, experiencia de vida e intuición respecto a qué considera más beneficioso para el cliente en cuestión. En mi caso, me considero ecléctica, es decir, no siempre actúo desde la misma corriente psicológica. Cada persona que acude a mi consulta es única, individual y especial, y en consecuencia, la forma en la que va a recibir terapia será muy diferente a la que reciba otra persona que solicite mis servicios.

Aunque sí hay varios aspectos que se repiten en mi forma de trabajar. Soy una persona muy amorosa, y considero que desde el amor, todo se resuelve, por lo que; el respeto, las emociones, el amor, la escucha activa, la tranquilidad, la intuición y el no juicio hacia la persona que viene a mi consulta son aspectos fundamentales a la hora de realizar mi trabajo.

Recordando las sensaciones que expresan mis clientes cuando trabajamos el “antes y el después” de una sesión de terapia, puedo afirmar que toda persona que acuda a mi consulta encontrará un espacio seguro, lleno de amor, donde va a ser escuchada. Un espacio en el que nada malo puede pasar y del que saldrá mucho mejor que ha entrado.

  • Como psicoterapeuta comenzaste trabajando con niños y adolescentes, algo que era muy vocacional para ti si no me equivoco…

Desde muy pequeña he estado en contacto directo con la infancia y la adolescencia, siempre he sentido un vínculo muy especial con lxs más pequeños. Cuando terminé la Licenciatura en Psicología, sentí que me faltaba algo más, que mi formación no estaba completa; así que, decidí estudiar un Experto en Psicoterapia Infanto-Juvenil. Fue una etapa en la que además de trabajarme y evolucionar como profesional, también lo hice como persona, y gracias a esta experiencia, he podido dedicarme durante cuatro años a guiar, sostener, ofrecer herramientas, seguridad, inteligencia emocional y mucho amor a niños, niñas y adolescentes.

La infancia es la etapa de la vida más delicada del ser humano, y la psicoterapia infanto-juvenil es clave para un buen desarrollo del/a niño/a en cuestión. Evidentemente, este trabajo no sólo se realiza con la población infantil, sino que la familia, los progenitores, el colegio y todo el entorno que rodea al niñx tienen que participar en el proceso terapéutico. Siempre he trabajado con los padres y madres paralelamente, ya que el/la niño/niña viene a mi consulta una hora a la semana y son los padres los que tienen que trabajarse a ellos mismos para poder acompañar a sus hijxs en cada etapa de sus vidas.

  • Sin embargo, desde hace un tiempo has decidido centrarte en el mundo de los adultos, concretamente en el de la mujer. ¿Por qué este cambio?

“La paz en el mundo empieza en el vientre de la madre”. Esta frase de Evânia Reichert ejemplifica con mucha claridad porqué mi camino como psicoterapeuta ha cambiado. Aunque, si te das cuenta, el objetivo terapéutico es el mismo; que en el mundo haya niñxs felices y sanxs emocionalmente. En este caso, trabajo con la infancia a través de la madre que gesta. Es más que sabido que el estado psicológico y emocional de la madre influye directamente en el ser que se está creando en su interior; qué mejor futuro para esx pequeñx que una mujer empoderada, sana, tranquila, feliz, consciente, equilibrada emocionalmente.. ¿Te imaginas todo lo bueno que recibe ese/a bebé con una madre en este estado?

Por supuesto, no necesariamente las mujeres con las que trabajo son madres ni tienen porqué serlo nunca. Trabajo con mujeres que se sienten pequeñas, porque, como tú o como yo, han crecido en este sistema patriarcal y machista; mujeres que no se quieren a ellas mismas, que se sienten culpables, que están estresadas, sienten ansiedad o tristeza, que no conocen el poder que tienen, que no disfrutan de su sexualidad, de su cuerpo, ni de sus ciclos, que creen que necesitan de otros para ser felices, etc.

Respondiendo a tu pregunta, la vida me ha ido regalando la oportunidad, desde hace un par de años, de trabajar con este tipo de población y he descubierto que es algo que me llena mucho más allá que laboralmente, es algo que me toca el alma, mi alma de mujer. Actualmente, por suerte, cada vez somos más las mujeres que nos empoderamos, que creamos red y ayudamos a empoderar a otras para que así, poco a poco y con mucho esfuerzo, las mujeres vivamos conscientes de lo mucho que valemos, igual que cualquier otra persona, que nos liberemos de culpas, que nos sintamos merecedoras de todo lo bueno que nos pase en la vida, que entendamos que no estamos locas por sentir y vivir conscientemente nuestros ciclos, porque las mujeres somos eso, cíclicas y cambiantes como la luna, y eso, por norma general, no se entiende ni se acepta y ni siquiera se sabe.

  • Has sido mamá por primera vez y en tu embarazo no quisiste dejar pasar la oportunidad de organizar tu “blessing way”. Cuéntanos ¿en qué consiste un Blessing way?

Para mí, la maternidad empieza desde el momento que deseas ser madre. Esta etapa en la vida de una mujer es realmente transformadora, y, al igual que en la búsqueda del/a bebé, es recomendable vivirlo de forma tranquila, consciente y feliz; una vez estás gestando, es muy importante sentirte amada, segura, tranquila, y conectada con una red de mujeres que te hagan sentir empoderada y feliz.

El Blessingway (o Blessing Way), significa “Bendiciendo el Camino”, es una celebración o rito organizado para honrar a la futura madre. El objetivo del Blessingway no son los regalos (el llamado babyshower), ni está centrado exclusivamente en el/la bebé en sí, sino que se centra en la mujer, en la futura madre; sirve para reunir en torno a la mujer embarazada a las mujeres tanto de su familia como de su círculo de amistades, para así crear una red de apoyo emocional.

Se caracteriza por realizarlo en círculo, ser un espacio seguro, lleno de amor, confianza y apoyo por parte de todas las participantes hacia la mujer embarazada. En el que honramos, mimamos y sostenemos cada pensamiento, acto o emoción proveniente de la madre.

En esta celebración, se realizan una serie de dinámicas todas dirigidas al bienestar de la futura mamá y por supuesto del/la bebé. Por ejemplo, en mi caso, realizamos varios rituales. Te cuento por encima algunos de ellos:

*El ritual de las velas: Cada mujer se acercaba y encendía una velita blanca y yo le regalaba una vela roja para que el día del parto la encienda y me envíe energía y pensamientos positivos”

*”Collar de parto”: Cada mujer me regaló una cuenta que tenía un significado especial para ella, teniendo relación conmigo y con mi maternidad, y la iba insertando en un cordón para finalmente crear un collar precioso lleno de símbolos poderosos, el cual me pondré el día del parto para tener presente todo lo que allí vivimos.

*Meditación del Útero (de Mónica Felipe-Larralde)”: realizamos una meditación con el objetivo de sentir nuestro útero y relajarlo, también de reconciliarnos con él, honrarlo y agradecer su existencia.

*”Belly Painting”: Mi cuñada me pintó un precioso mandala en la barriga.

Cuando terminamos, después de muchas lágrimas, risas, besos y abrazos; invitamos a los hombres que eran importantes para mí y celebramos con una rica cena ese momento tan especial.

El realizar mi propio Blessingway me ha dado la energía para lanzar y ofrecer, a mi vuelta laboral, el servicio de organización de esta ceremonia a cualquier mujer que me lo quiera solicitar.

Puede ser un regalo precioso para la futura madre de su pareja, sus amigas o familiares, o ser la propia madre la que me lo pida. Es algo tan mágico lo que se vive en ese momento, que ¡quiero que todas las madres del mundo lo puedan experienciar!

  • Quizás podríamos entender aún mejor qué es un Blessing way, sabiendo antes qué es un círculo de mujeres, en qué consiste, qué cosas se trabajan…

Voy a coger partes de un texto de María José Flaqué, de Mujer Holística, que me encanta, para explicar qué es un círculo de mujeres.

A través de la historia las mujeres se han reunido en círculos con una intención en común, por ejemplo para estudiar, rezar, cantar, pintar, meditar, compartir, cuidar de los niños o enfermos o apoyarse y colaborar. Está demostrado que cuando las mujeres se conectan desde el corazón con otras mujeres su salud mejora, hay una mayor sensación de bienestar y una reducción en los niveles de ansiedad y estrés.

Los círculos también tienen otros beneficios, como por ejemplo:

  • Empoderan a las personas a hablar desde el corazón, no desde la mente racional. Esto permite la expresión plena de quiénes somos y lo que queremos comunicar, sin filtros ni miedos.
  • Nos permite sentirnos conectadas y parte de un grupo de personas. Es una energía muy tribal, necesaria para nuestro sentido de pertenencia.
  • Nos ayudar a acceder a nuestra verdad interna y a conectarnos mejor con la intuición.

Es común escuchar que hay competencia entre las mujeres, que no nos apoyamos lo suficiente, que existe la envidia o la falta de empatía. Pero, eso es aprendido de nuestra cultura moderna, que incentiva la falta de apoyo entre las mujeres. La naturaleza de la mujer es la de compartir, la de contención y nutrición profunda.

Nuestra energía es un contenedor que sostiene naturalmente a otras personas, igual como la madre tierra sostiene y nutre con amor. Somos más grandes y fuertes cuando trabajamos juntas y nos apoyamos, porque estamos viviendo con esa energía femenina que es tan familiar para el alma, es nuestro hogar y un espacio de disfrute.

Los círculos también nos ayudan a darnos cuenta que lo que una persona puede estar sintiendo, es algo que probablemente yo también he sentido y nos ayuda a crear una mayor conexión

y sentido de empatía. Nos recuerdan que no estamos solas en este camino.

Las reglas del círculo de mujeres

Todos los círculos tienen distintas reglas e intenciones, pero en general estas son algunas de las más comunes e importantes:

  1. Una persona habla a la vez: generalmente hay una persona que lidera el círculo y se utiliza un objeto sagrado que simboliza el permiso de hablar, el cual se pasa alrededor del círculo.
  2. Se respeta la seguridad del espacio: lo que se habla dentro del círculo es sagrado y privado, lo compartido no se puede hablar fuera del círculo.
  3. Hablamos desde el corazón y desde nuestra propia experiencia: procuramos expresarnos desde el corazón, no desde la mente racional. La comunicación no tiene reglas, a veces las palabras sobran. Sentarnos con la verdad, el silencio o una lágrima a veces es más que suficiente. En los círculos también hablamos desde nuestra propia experiencia, no generalizando.
  4. Escuchamos con el corazón, con respeto y compasión: este es quizás uno de los puntos más importantes del círculo. Cuando uno sostiene el espacio energético de otra persona, está ahí presente siendo la observadora de esa experiencia y apoyando a la otra persona en lo que está viviendo, sin permitir que el ego de uno entre a manejar la situación. En general, en un círculo sagrado no se permiten las conversaciones fluidas, las opiniones ni las interrupciones.

Estamos permitiendo que la persona pueda expresar su verdad y ser escuchada, sin juzgar, analizar ni dar nuestras opiniones las demás al respecto.

Es muy interesante darse cuenta de que en general, las palabras sobran cuando es el corazón quien habla y sobretodo que es sumamente importante darnos cuenta de que no estamos solas, que hay otras mujeres que también están pasando por una transformación similar a la nuestra.

Aunque a veces pensamos que estamos solas, en realidad nunca es así. Los círculos son una forma poderosa de recordar la importancia de compartir y encontrar una tribu a la cual pertenecer.

  • Entre tus nuevos propósitos profesionales no solo está la terapia presencial, si no también ofrecer terapia online, organizar talleres de crianza y pa-maternidad, círculos de mujeres y los Blessing ways… así que dinos ¿qué tipo de personas se podrían beneficiar de estos servicios?

Toda mujer que se encuentre en un momento de su vida en la que le apetezca sentirse acompañada, empoderada, tranquila y feliz. Ya he experimentado lo que es acompañar, asesorar, guiar y apoyar a una misma mujer en diferentes etapas de su vida (laboral, pareja, embarazo, maternidad, puerperio, crianza, etc), y es maravilloso que después de haberles ofrecido terapia (por ejemplo), sigan contando conmigo para que le resuelva dudas sobre la crianza, la sexualidad, o ¡sobre la vida misma!. Al final, es eso, sentir que tenemos un espacio, una persona, una red, que nos va a guiar en el momento que lo necesitemos.

Por supuesto, no he mencionado aún a los hombres, a los padres, valiosos, respetuosos, contenedores, presentes y amorosos, tan importantes para este cambio en el mundo por el que se está trabajando con amor y respeto. Ellos también quieren sanarse y participan en mis talleres y terapia. Por desgracia, es una minoría la que acude a mi consulta de forma individual o como un equipo de pareja o de padres, acompañándose la mujer al hombre por igual.

  • Y ahora te lanzo algunas preguntas cortas:
  • ¿Cuál dirías que es tu lema en la vida? 

El amor lo cura todo.

  • ¿Qué es para ti la felicidad? 

Vivir el presente, con gratitud, consciente de lo que tengo y haciendo lo que más me gusta, estar con mi familia.

  • ¿A qué le tienes miedo? 

A que sigamos viviendo en un mundo en el que se cree que las armas, la violencia y la desigualdad son “la solución”.

  • ¿Qué es el éxito? 

Sentirte empoderada con cualquier decisión que tomes en la vida.

  • ¿Qué es el amor para ti? 

El amor para mí lo es todo. Siempre que se mire, hable y actúe desde el amor y el respeto, todo irá bien, siempre. El amor lo encuentras en todas las personas y las cosas del mundo, sólo hay que dejar atrás el ego y los juicios para poder sentirlo.

  • ¿Qué es lo que más te molesta de los demás?

El ego-ísmo.

  • ¿Cuál es tu gran defecto?

Soy muy perezosa y casi siempre, dejo las cosas para el final.

  •  Tu mejor recuerdo de la infancia… 

Cuando mi madre me escuchaba y abrazaba cuando lloraba por algún motivo.

  • Descríbeme una escena que represente para ti la felicidad y la paz interior… 

Cuando respiro de forma consciente, miro a mi alrededor y me doy cuenta de que estoy viva, sana, y ahora ¡dando vida a un alma especial!, me emociono de pensarlo. Cuando soy consciente de que la felicidad reside en mi interior y nada más. Cuando me hago responsable de mis emociones y de mi propia vida.

  • Esta pregunta te la dejó Raquel Martín: “Si no te hubieras dedicado a lo que hoy te dedicas, y tuvieras que elegir otra profesión, cuál sería y por qué”

¡Siempre he querido ser artista!, musicalmente hablando. Me encanta cantar y bailar. En mis sueños, sería la Beyoncé española 😉

  • Deja una pregunta para la siguiente persona que entreviste: 

¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez?

Muchas gracias Alicia por estar hoy aquí aportándonos algo nuevo a quienes te leemos.

Si quieres seguir a Alicia en sus redes sociales puedes hacerlo a través de Instagram en @aliciacontreraspsicoterapeuta o por Facebook en @aliciacontreraspsicóloga. También puedes contactar con ella a través de su correo electrónico aliciacontrerasosorio@gmail.com

Seguiremos conociendo a otras personas interesantes que puedan enriquecer nuestra vida. Si te ha gustado esta entrevista, no dudes en compartirla en tus redes sociales.

Un abrazo enorme y que tengáis una gran semana.

Con amor,

Verónica.

 

Dejar una respuesta